Todos tenemos una relación tóxica... con el plástico

Todos tenemos una relación tóxica… con el plástico

Todos en algún momento hemos estado en una relación tóxica, historias de amor que comienzan muy bien pero que con el paso del tiempo se vuelven insanas.

Ante ese panorama solo se tienen dos opciones: seguir en esa asociación contaminada que nos causa daño, o cortar por lo sano y emprender un nuevo camino que nos sane el corazón.

¿Estamos de acuerdo con lo anterior? Seguro todos contestamos que sí… pero entonces, ¿por qué seguimos en una relación tóxica y profundamente dañina, a la que no nos atrevemos a ponerle final?

Hablamos, por supuesto, de nuestra relación con el plástico y el daño que ésta le hace al planeta.

Mares Limpios programa concientizar sobre uso plástico
Para 2050 prevén 12 mil millones de toneladas de plástico acumuladas en el mundo. (Getty Images)

Para 2050 prevén 12 mil millones de toneladas de plástico acumuladas en el mundo. (Getty Images)

El Rompimiento

Quizá tú, que ahora lees este texto, estás inmerso en esta problemática y ni siquiera lo sabes. Al igual que en las relaciones amorosas fallidas, uno piensa que todo va bien y se niega a ver las consecuencias negativas que nuestra necedad trae consigo.

Así le pasaba a Sandra, quién por mucho tiempo estuvo en una relación tóxica con el plástico hasta que decidió romper con él.

De eso trata “El rompimiento”, un divertido corto elaborado por la división de Medio Ambiente de la Organización Nacional de las Naciones Unidas, que forma parte de la campaña #MaresLimpios y que invita a la reflexión sobre el uso descontrolado del plástico en nuestra vida cotidiana.

Aquí el video:

Así como Sandra encontró un nuevo amor en las bolsas de tela y las tazas de café reutilizables, nosotros también podemos encontrar un nuevo amor en San Valentín y romper con el plástico.

El villano de esta historia

¿Por qué es prioritario romper con el plástico?

Si bien el mundo ha logrado un impresionante crecimiento económico en las últimas décadas, este crecimiento ha ido acompañado de una mayor contaminación. A medida que la población crece, la cultura de consumo convirtió a la necesidad de “llevar y desechar” en una carga para la naturaleza.

Esta dependencia a los envases desechables de plástico está abrumando al planeta. Para 2050, los océanos contendrán más plástico que peces. El plástico es un material hecho para durar 500 años, sin embargo, el 33% de todas las botellas de plástico, bolsas y popotes se usan una sola vez durante unos minutos y luego se desechan.

Varias cifras aterradoras:

  • Cada año al menos 8 millones de toneladas de plástico se vierten en los océanos.
  • Entre el 60 -90 % de la basura marina está formada por polímeros plásticos.
  • En 2015 se produjeron 322 millones de toneladas de plástico equivalente a 900 edificios Empire State.
  • Para el 2050, 99% de las aves marinas habrá ingerido plástico.
  • La basura que llega al mar daña a alrededor de 600 especies marinas.
  • 15% de las especies que ingieren o se enredan con la basura marina están en peligro de extinción.

Contaminación causada por plástico
el 33% de todas las botellas de plástico, bolsas y popotes se usan una sola vez durante unos minutos y luego se desechan. (Dan Kitwood/Getty Images)

Contaminación causada por plástico.

Otro tema preocupante es el de los microplásticos, que son partículas diminutas de plástico que miden menos de 5mm de diámetro y que también contaminan lo mares. Lo preocupante es que estas partículas se liberan en gran cantidad al lavar prendas sintéticas en máquinas o al usar productos cosméticos y de cuidado personal.

En otras palabras, el plástico está causando un Armagedón ecológico en los océanos.

Sobre esta problemática, Martina de Marcos, experta en basura marina de la universidad de New South Wales en Australia, habló en FOROtv sobre la importancia de crear conciencia del daño que los plásticos causan en los mares:

Como respuesta a a esta problemática, ONU – Medio Ambiente lanzó “Mares Limpios”, cuyo objetivo es construir un movimiento global trabajando con gobiernos, industrias y consumidores para reducir urgentemente la producción y el uso excesivo de plástico que está contaminando los océanos de la tierra, dañando la vida marina y amenazando la salud humana.

¿Cómo ayudar?

Aunque el problema es preocupante, la buena noticia es que todos podemos ayudar a mitigarlo con acciones muy sencillas, como:

  • Decir no los popotes
  • Usar bolsas reutilizables
  • Evitar productos con microplásticos
  • Usar botellas rellenables
  • Elegir productos con menos o sin embalaje de plástico
  • Llevar tus propios contenedores llevar alimentos y bebidas

Ante la duda de qué tan dañino o no es un producto de plástico sólo pregúntate: ¿Puedo volver a usarlo? Si tu respuesta es negativa, entonces rechazalo. Con ello, harás que los comercios que ofrecen estos productos reflexionen y busquen otras alternativas menos contaminantes.

También ayuda compartir esta información y el corto de la ONU con más personas para que el mensaje se extienda.

Este San Valentín es un buen momento para que cortes tu relación con el plástico de un solo uso. No dejes de registrar tu compromiso en la página www.cleanseas.org.

Botella de plástico en la playa
(Joe Raedle/Getty Images)

comentarios