Bruce Lee, dragon, video

Un dragón captado en video: algunas escenas icónicas de Bruce Lee

Bruce Lee, el dragón, marcó un antes y un después en el mundo de las artes marciales, en la imagen del hombre asiático, en la cultura popular y en la comprensión de la filosofía de la defensa personal por parte del hombre occidental. Bruce Lee le enseñó al mundo lo que significa comprender una técnica tan bien que puedes deformarla, destrozarla y rearmarla como algo diferente, más eficiente y mejor estructurado que la versión anterior.

Por fortuna para las nuevas generaciones, Lee es lo suficientemente contemporáneo como para haber sido capturado en video. Así, para propagar el legado de uno de los hombres más influyentes del siglo XX, mostraremos algunas de los videos más emblemáticos del creador del estilo Jeet Kune Do, el camino del puño interceptor.

El Campeonato de 1968

A Lee se le conoce como el padrino de las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés) debido a que aplicaba su filosofía a una forma de lucha mutable, capaz de combinar lo útil de cualquier arte marcial rígida y desechar los mecanismos inútiles.

Por aquella época, Lee enfrentó una gran cantidad de críticas de maestros de escuelas afamadas, quienes intentaban defender la pureza de sus respectivos estilos y formas.

Uno a uno, los miembros de diferentes estilos marciales desafiaron a Lee o formaron parte de sus demostraciones con la intención de ponerlo en evidencia: todos fallaron.

Fue en los años sesenta que el mundo conoció algunas de las capacidades extraordinarias de Bruce Lee: lo vieron haciendo lagartijas con dos dedos, demostrando el poder de su patada o su “golpe de una pulgada” que contaba con un gran poder a pesar de ser lanzado tan solo a una palmada de distancia del oponente.

El dragón prefería la efectividad sobre el espectáculo, ya que lo exagerado entorpecía la “expresión de uno mismo”, lo que, para Lee, era lo más esencial en la búsqueda del perfeccionamiento personal.

Para mí, la meta definitiva de las artes marciales es aprender a expresarse con honestidad

La mejor historia de Jackie Chan… según Jackie Chan

Todo artemarcialista vivo conoce el legado de Bruce Lee, incluidos por supuesto todos aquellos que han incursionado en el mundo del cine. Parte de ese reconocimiento es debido a las películas que protagonizó, entre ellas el film Enter the Dragon (Aparece el dragón), en donde, por mencionar solo una escena, Lee debe luchar contra una infinidad de secuaces malignos utilizando su destreza para el combate sin armas para posteriormente utilizar el bo (bastón liso), las varas dobles y finalmente los nunchakus.

Jackie Chan, leyenda del cine de kung fu relató cómo, a través de su primera aparición en la pantalla grande, tuvo la oportunidad de intercambiar algunas palabras con su ídolo en el rodaje del film Enter the Dragon en donde fungió como extra:

Chan recibió un golpe en la cabeza de parte de Bruce y tuvo que fingir y mantenerse en su papel hasta el corte. Cuando la cámara dejó de rodar, Lee fue directo con Jackie para ver si estaba bien. Aunque no había pasado a mayores, Jackie Chan fingió demencia para intercambiar algunas palabras con su ídolo.

La Pelea contra Chuck Norris

Para muchos, Chuck Norris pasó de ser un ícono de las artes marciales para luego convertirse en un “punchline” de un chiste viviente. Norris pasó de protagonizar innumerables filmes ochenteros para terminar en la cúspide de los memes al inicio del siglo XXI.

Sin embargo, para 1972, el año de estreno del film Way of the Dragon el “Camino del Dragón”, Norris era campeón del mundo mientras que Bruce regresaba a América después de realizar un par de películas exitosas en Hong Kong. Ambos habían entrenado durante años desde que se conocieron en 1965 durante el rodaje de la serie televisiva “El Avispón Verde” por lo que, al llegar el momento de idear la coreografía de la pelea, comenzaron a crear la serie de movimientos sobre la marcha, cada uno respondiendo a la idea previa expuesta por el otro.

“Ah ya veo, quieres vencer al campeón del mundo”, asumió Norris por teléfono en la llamada con la que Bruce lo convenció para participar;

No, quiero matar al campeón del mundo”, respondió Lee.

Pelea contra Kareem Abdul Jabbar

Gracias a que puso una escuela de Jeet Kune Do en pleno Hollywood, Bruce Lee pronto estuvo rodeado de celebridades dispuestas a aprender sus enseñanzas. Entre los famosos que frecuentaban a Lee estaba el basquetbolista Kareem Abdul Jabbar quien protagonizó esta escena junto a su maestro para el film Game of Death (Juego de la Muerte) con todo y sus 2.18 metros de altura

Para Jabbar, Lee fue un maestro y un amigo. El ex basquetbolista tardó muchos años en hablar de la muerte de Bruce ya que ésta había sido un golpe muy duro de superar. Acorde a una entrevista realizada en 1988, Lee le había enseñado a utilizar su tamaño y alcance excepcional para generar un estilo de pelea único: según Lee, de nada servía enseñarle las mismas cosas a personas con cualidades diferentes.

En el momento en que Lee feneció, Kareem se disponía a visitarlo.

¿Cuenta como pelea si no te tocan?

En 1967, Bruce Lee formó parte de un combate cuya grabación en video ha sido encontrada recientemente. En el metraje se puede apreciar a Lee vistiendo un peto marrón sujeto con arneses blancos, su postura esta siempre balanceada, ligera, sin grandes poses, y es gracias a esa elasticidad y simpleza que consigue interceptar cada uno de los movimientos de su rival quien nunca consigue impactarlo.

Sé agua amigo mío

Sin duda una de las cualidades que diferenciaban a Lee del resto de los grandes artistas marciales de la época era su mentalidad. Nacido en San Francisco pero criado en Hong Kong, recibió un doctorado en filosofía en la universidad de Washington. Así, Lee conocía sistemas filosóficos orientales y occidentales. Al igual que con sus estilos de combate, el dragón fusionó lo mejor de ambas escuelas para crear un espíritu diferente, unificado e inquebrantable cuyos mensajes se mantienen vigentes hasta nuestros días.

Lee logró la técnica máxima pues en verdad conquistó a la muerte: su arte y su mensaje han tocado a millones de personas y sus enseñanzas dejaron un legado tan indeleble como la marca de un puño de hierro en la madera tallada.

comentarios