Las jugadoras invictas que tuvieron que abandonar México por la homofobia

Para una chica asumirse lesbiana en México resulta todavía más complicado porque se enfrenta a una discriminación doble. La primera por ser mujer y la segunda por asumir una identidad homosexual”

Bianca Sierra y Stephany Mayor son las primeras personas, en la liga varonil o femenil de la selección Mexicana, que han asumido abiertamente su orientación sexual. Lo que no sabían es que este acto de honestidad las obligaría a marcharse de su propio país. Ambas han participado en partidos oficiales e internacionales, jugaron la Copa Mundial de Canadá en el 2015, Bianca como delantera y Stephany como defensa.

Gameee day contra Suecia. Vamos México 🇲🇽👊🏽

Una publicación compartida de Bianca Sierra (@bfromthe_bayy) el

Sin embargo el año pasado tuvieron que abandonar México y mudarse al norte de Islandia para que les permitieran jugar sin tener que ocultar que son pareja y sin sentirse discriminadas. Leonardo Cuéllar, exentrenador de la Selección Mexicana Femenil de Fútbol, les ordenó que dejaran de exhibir su relación, dijo:

A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros”

Contó Stephany Mayor para el NY Times.

Stephany y Bianca hicieron pública su relación en junio de 2016, subieron fotos en sus redes sociales en las que declaraban su amor y eso fue suficiente para ser víctimas del acoso en línea. Las insultaban diciendo que no querían a machorras que representarán al país, que dan asco y que en sus barrios ya las hubieran quemado.

En México existe la cultura en la que los aficionados cuando van al estadio a ver un partido de fútbol están acostumbrados a dar un grito homofóbico cada que despeja el portero del equipo contrario al que están apoyando, México es de los países más homofóbicos que existen a nivel mundial.

Por esas razones decidieron abandonar el país e irse a jugar al Thor-KA , equipo en el que son estrellas, van invictas , son respetadas por la gente y su entrenador admira su talento.

Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios”

dijo Bianca Sierra para NY Times.

Las ex jugadoras de la selección contaron por primera vez su historia, en un momento crítico para la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) ya que están enfrentando fuertes críticas y multas por parte la FIFA al no hacer nada ante el grito homofóbico de la afición mexicana.

Las historias de estas jugadoras es como la de cualquier otra pareja, Stephany Mayor nació en la Ciudad de México. En su tiempo libre jugaba fútbol en las ligas amateur masculinas; en una convocatoria abierta llamó la atención de la FMF y empezó a jugar en las selección juvenil.

Happiness 💙

Una publicación compartida de Bianca Sierra (@bfromthe_bayy) el

Bianca Sierra cuenta con nacionalidad mexicana y estadounidense, sus padres tienen restaurantes en San Francisco, ella desde joven jugó fútbol, era la estrella en su colegio Mountain View. Ahí llamó la atención de Leonardo Cuéllar y la reclutó en el equipo de la sub 20 en el 2010 de la Selección Mexicana.

Ambas se conocieron en la Copa Mundial Sub-20, fueron amigas mucho tiempo hasta que en el 2013 comenzaron un relación, desde un principio fueron abiertas con su familia, amigos y compañeras de equipo.

Leonardo Cuéller fue entrenador de la selección femenil en México durante décadas, era reconocido por jugar en la North American Soccer League y en los Pumas, fue director a finales de los ochenta en Los Ángeles y a finales de los noventa cuando el fútbol femenil comenzó a crecer, decide ir a México para construir un programa para mujeres y así comienza su carrera.

Leonardo Cuellar

Antes de comenzar la Copa Mundial de Canadá en el 2015, Cuéller, habló con sus jugadoras que estaban convocadas y les recordó las reglas del equipo, entre ellas se encontraba la de no drogarse, no tomar alcohol y tener cuidado con lo que publicaban en sus redes sociales, refiriéndose a Bianca Sierra y Stephany Mayo. Cosa que no se le pide a los jugadores hombres heterosexuales de la Selección Mexicana que publican su vida privada en la que se encuentran besando a sus esposas, novias o amigas en sus redes sociales. ¿Por qué tendría que existir una diferencia?

Después de la Copa Mundial las jugadoras, Sierra y Mayo, decidieron abandonar la Selección, no se sentían cómodas con la dirección de Cuéller y en el 2016 al no ser convocada Sierra, ella y su pareja comenzaron a buscar diferentes opciones para jugar sin sentirse discriminadas.

En 2016, Cuéller renunció a la dirección de la Selección Mexicana Femenil. La federación asegura que desconocían el caso pero que ellos respetan cualquier preferencia sexual o religiosa y que no discriminan, que incluso tienen campañas contra la homofobia. Sin embargo, teniendo la federación conocimiento sobre la situación, acaban de contratar a Cuéller para dirigir el equipo femenil del Club América.

Quien ayudó al traslado de las chicas fue la representante de Sierra, ella consiguió que pudieran jugar en Noruega e Islandia y al poco tiempo ser contratadas por el mismo equipo.

Game Day 🖤👊🏽

Una publicación compartida de Bianca Sierra (@bfromthe_bayy) el

La comunidad lésbica en México es poco visible en los sectores atléticos, en parte por una cultura arraigada del machismo en el país. Si vuelven pública su orientación sexual se enfrentan a más oposición”

Así lo afirmó Claudia Pedraza, especialista en estudios de género y del deporte en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Mayor y Sierra se encuentran plenas y contentas jugando en Islandia, van invictas en su liga y están a punto de clasificar a la Liga de Campeones de la UEFA, el torneo más importante a nivel de clubes.

El nuevo director técnico de la Selección Mexicana Femenil, Roberto Medina, las convocó en el partido amistoso que tuvo la selección contra Suecia.

En México entre 1965 y 2015 se registraron más de mil 310 asesinatos por odio homofóbico en 29 entidades del país. La entidad con mayor número de casos de crímenes por homofobia es la Ciudad de México con 190, siguen el Estado de México con 119, Nuevo León con 78, Veracruz con 72, Chihuahua con 69, Jalisco con 66, Michoacán con 65 y Yucatán con 60, Informó la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH)

En México hay 65 casos por año, cinco al mes y al menos uno a la semana de agresiones contra homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales.

Thór/KA 🖤

Una publicación compartida de Bianca Sierra (@bfromthe_bayy) el

comentarios