¿Qué son las Ciudades Santuario?

Estados Unidos es uno de los países con mayor inmigrantes ilegales en el mundo, la mayoría de ellos corren grandes peligros al intentar ingresar al país, muchas veces no lo logran y quienes lo hacen pueden ser deportados en cualquier momento.

Sin embargo existen algunas ciudades como Nueva York, San Francisco, Seattle, Chicago, Los Ángeles, entre otras, que son más amigables con los extranjeros sin permiso de residencia. Son lugares que resultan más favorables para la reinserción de inmigrantes y donde consiguen más apoyo de la comunidad. Estas ciudades son conocidas como Ciudades Santuario.

Los gobiernos locales de las Ciudades Santuario no declaran abiertamente la bienvenida a los inmigrantes ilegales pero su trato con ellos es menos discriminatorio que en otros lugares de Estados Unidos.

Dentro de las medidas que toman estas ciudades, se cuenta el declararse como refugios seguros para los inmigrantes sin permiso de residencia. En San Francisco, por ejemplo, emitieron tarjetas de identificación locales que les dan acceso a diversos servicios públicos.

Otra de las medidas que se han empleado es prohibir preguntar por la situación migratoria de cualquier persona para evitar discriminaciones.

Políticas formales e informales

Las Ciudades Santuario pueden tener políticas formales o informales, depende de cada gobernador. La política informal no se encuentra escrita pero los ciudadanos y trabajadores la conocen bien, la gente se informa de ellas porque usualmente algún funcionario hace declaraciones.

En la política formal, no hay registros públicos pero la formalidad es lograda cuando la municipalidad aprueba algo por escrito. Usualmente comienza como una ordenanza, luego pasa a ser orden, resolución y por último política.

Algunas ciudades han luchado por aprobar legislaciones que aceptan inmigrantes ilegales viviendo en ellas, sin embargo son rechazadas por los tribunales superiores. Otras ciudades toman medidas diferente para evitar la discriminación, no solo con los inmigrantes sino también en con los ciudadanos de Estados Unidos y residentes permanentes.

Por su parte, el Congreso continúa luchando para encontrar una manera efectiva de tratar la inmigración e introducir la reforma migratoria. Pero incluso estas ciudades que intentan “proteger” a los inmigrantes comienzan a correr peligro.

Los inmigrantes ilegales en Estados Unidos se encuentran ante tiempos difíciles con la llegada de un presidente que, antes de ser electo, prometía deportar a todos los extranjeros sin permiso de residencia y que hoy ha iniciado la implementación de esta medidas.

comentarios