¿Qué nos dice de la Unión Europea la crisis migratoria?

El tercer sábado de abril en 2016 la vida de tres familias de refugiados cambió drásticamente. Tras una visita de cuatro horas al refugio para migrantes, ubicado en Lesbos, el papa Francisco decidió llevarse consigo a doce personas. En un gesto que pasará a la historia, el Sumo Sacerdote ofreció asilo en el Vaticano a tres familias musulmanas en un afán por demostrar misericordia y hospitalidad. Con estas acciones y con un conmovedor mensaje, el Pontífice hizo un llamado a la Unión Europea para responder a la crisis migratoria que están atravesando miles de personas que intentan sobrevivir fuera de sus lugares de origen.

¿A qué se debe la crisis migratoria?

Desde que comenzó la guerra civil en Siria en 2011, miles de personas han tenido que buscar refugio en otros países. Las condiciones de vida casi desaparecieron cuando las tres partes armadas del conflicto comenzaron una batalla sin treguas. El comienzo de los problemas fue la lucha para destituir a Bashar Al-Assad, alto mandatario sirio; sin embargo, las cosas se tornaron mucho más oscuras cuando se proclamó la existencia de un Estado Islámico (EI) en un territorio compartido entre Siria e Iraq. De tal forma, a los conflictos entre el gobierno de Al-Assad y el Ejército Libre, se sumaron los enfrentamientos con el EI.

(AP Photo/Rwa Faisal)

(AP Photo/Rwa Faisal)

Frente a este panorama, servicios básicos como la seguridad social y la educación tuvieron problemas para su buen funcionamiento. Con el tiempo, la crisis en aquel país se profundizó con el bloqueo de vías para abastecimiento de comida y medicamentos.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, en seis años la guerra en Siria ha forzado el desplazamiento de casi 5 millones de personas hacia países circundantes como Egipto, Iraq, Jordania y Líbano, y más de 6.6 millones en el interior del país. Las cifras oficiales son resultado de conteos de registro en la Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR), sin embargo, es posible que los números reales superen por mucho estas cantidades.

Desafortunadamente, Siria no es el único país en conflicto, las condiciones materiales precarias en diversos países (Palestina, Iraq, Afganistán, Sudan, por mencionar algunos), así como historias de colonización y explotación no resueltas, han provocado la mayor crisis migratoria en la historia reciente del hombre. En tan solo estos primeros cinco meses del 2016, 187 mil refugiados arribaron a Europa por mar, de acuerdo con el portavoz de la ACNUR.

(AP Photo/Petros Giannakouris)

(AP Photo/Petros Giannakouris)

La Unión Europea frente a la crisis migratoria

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, declaró en alguna ocasión que la Unión Europea era la última gran utopía política de nuestra era. Parece que no se equivocó.

La UE es una asociación política y económica de 28 países. Desde su origen, tras la Segunda Guerra Mundial, el objetivo de la Comunidad Económica Europea (como fue llamada en aquellos años) era promover la cooperación económica entre Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

Crecimiento desde 1957 hasta 2013. Primero como CCE (azul) y después como UE (verde): Enlargement, 1957 to 2013. (Wikipedia/JLogan, Dominio público)

Crecimiento desde 1957 hasta 2013. Primero como CCE (azul) y después como UE (verde): Enlargement, 1957 to 2013. (Wikipedia/JLogan, Dominio público)

A partir de 1993 el cambio de nombre de CCE a UE mostró la transformación del acuerdo también: a inicios de la década de los noventa se esperaba no sólo la creación de un mercado único para el continente europeo, sino también de una política común para combatir problemas en áreas como el medio ambiente, la salud, las relaciones exteriores, la justicia y la migración.

Respecto a este último ámbito, la página oficial de la UE informa las intenciones que comparte la Unión, pero no hay muestra alguna de resultados concretos en este sentido:

La UE también está procurando crear asociaciones con los países de origen y de tránsito para organizar mejor la inmigración legal y reducir la irregular, mejorar el vínculo entre migración y desarrollo, reforzar el Estado de Derecho y fomentar el respeto de los derechos fundamentales en estos países (vía UE).

Recesión económica: un prejuicio contra la migración

(AP Photo/Darko Bandic)

(AP Photo/Darko Bandic)

Aunque la Unión Europea no ha logrado elaborar políticas migratorias que satisfagan a la ONU y a la opinión pública, trabaja para propiciar un cambio de actitud en la población europea frente a la presencia de migrantes en sus ciudades. Muestra de ello es, por ejemplo, esta campaña virtual para erradicar ocho prejuicios contra los refugiados entre la población civil, elaborada por el European University Institute, el Robert Schuman Centre for Advanced Studies y el Migration Policy Centre, editada por Philippe Fargues:

  1. “No necesitamos migrantes”. En ausencia de la migración la UE sufriría un descenso poblacional de gente joven, lo cual se traduciría en una reducción sin precedentes de peso demográfico de Europa en el mundo.
  2. “Los migrantes roban nuestros trabajos”. Análisis estadísticos muestran que los índices de desempleo y migración varían a menudo en direcciones opuestas y no en líneas paralelas.
  3. “No necesitamos migrantes con perfiles bajos en la UE”. Los migrantes con perfiles bajos de habilidades encuentran fácilmente un lugar en el mercado laboral de la UE, por lo que no es necesario establecer estándares elitistas para aceptar la entrada de refugiados al continente.
  4. “Los migrantes socavan los sistemas de bienestar”. Evidencia empírica muestra que, dadas sus edades y ocupaciones, los migrantes hacen contribuciones fiscales positivas.
  5. “Los migrantes dificultan la innovación”. Varias investigaciones han mostrado que la estancia de migrantes con altos perfiles académicos y con orígenes diversos juega en favor de la innovación tecnológica en la UE.
  6. “La costa sur de continente está llena de refugiados en busca de asilo”. La mayoría de refugiados en Europa residen en el norte y el oeste de la UE, no en sus costas mediterráneas.
  7. “Los migrantes no forzados intentan engañar los filtros de refugio”. La causa principal de migración hacia la UE no es la ambición y el anhelo de ser europeos, sino verdaderas crisis humanitarias.
  8. “Los niños sufren por la presencia de migrantes en sus clases”. La presencia de niños migrantes en los salones de clases no afecta el desempeño de sus compañeros ni merma el nivel académico.

(AP Photo/Petros Giannakouris)

(AP Photo/Petros Giannakouris)

A pesar de que esta campaña muestra las direcciones equivocadas hacia las que apunta la percepción de los migrantes en Europa, esta conciencia de los prejuicios contra la migración no ha logrado escalar a todos los ámbitos políticos y administrativos. En tiempos recientes, la ACNUR lanzó un extrañamiento público frente al acuerdo entre la UE y Turquía para frenar el flujo de refugiados hacia el continente.

“Todos los líderes europeos deben estar a la altura de los principios que han guiado a este continente. La división y la marginalización dañan a las personas y socavan su seguridad”, dijo el Secretario General de la ONU en una reunión (vía ONU).

Cumbre sobre Refugiados y Migrantes

La Asamblea General de la ONU convocó a celebrar el próximo 19 de septiembre una reunión de alto nivel para “unir a los países en torno a un enfoque más humano y coordinado” frente a los grandes movimientos de refugiados y migrantes.

En la última reunión que tuvo lugar en Ginebra donde se trató el tema, el alto comisionado de la ONU señaló que la cantidad de refugiados que están albergando países más pequeños y menos poderosos que la UE, deja muy mal parado al continente europeo en términos de solidaridad y humanismo.

Según los registros oficiales, Turquía acoge a 2,7 millones de sirios; Líbano, con una población de cuatro millones de habitantes, alberga a un millón de refugiados; en Jordania viven 600.000; 250.000 en Irak y 120.000 en Egipto (vía La Nación).

En relación con estas cifras, la Unión Europea no se ha mostrado a la altura de las circunstancias. De ser así, Europa tendría que aceptar a 100 millones de refugiados. Frente a este panorama se formulan en el aire algunas preguntas:

  1. ¿Por qué países como Líbano o Egipto abren sus puertas frente a la crisis migratoria mientras que la Unión Europea sigue debatiéndose sobre la mejor manera de reaccionar?
  2. ¿Qué papel juegan en las políticas migratorias de la UE los prejuicios sociales y la discriminación de personas por pertenecer a otras culturas o practicar otras religiones?
  3. ¿La crisis migratoria traerá a la luz una crisis ética en los países de la Unión Europea?

El refugiado sirio, Fadi Tahhan, 23 años, a la derecha, canta mientras toca Oud en la antigua prisión de De Koepel en Haarlem, Países Bajos. Con el crimen a la baja en Países Bajos, el país está mirando hacia formas nuevas de poblar sus cárceles. (AP Photo/Muhammed Muheisen)

El refugiado sirio, Fadi Tahhan, 23 años, a la derecha, canta mientras toca Oud en la antigua prisión de De Koepel en Haarlem, Países Bajos. Con el crimen a la baja en Países Bajos, el país está mirando hacia formas nuevas de poblar sus cárceles. (AP Photo/Muhammed Muheisen)

comentarios