Opinión: El Estado de México se vestirá de azul

Opinión Sin Filtro. Estamos a menos de 90 días para vivir una jornada electoral que será épica. Suenan los tambores de batalla en todos los rincones del Estado de México. En Acción Nacional hemos definido a nuestra candidata al gobierno del estado: Josefina Vázquez Mota.

Josefina es una mujer que en cada responsabilidad en el servicio público ha entregado buenas cuentas: con ella al frente de la Secretaría de Desarrollo Social la pobreza alimentaria se redujo 3.5%, traduciéndose en que, gracias a su trabajo, 187 mil mexiquenses salieron de la pobreza extrema. Ella tampoco claudicó en la incansable labor de mejorar la calidad de la educación: cuando despachó en la Secretaría de Educación Pública, los resultados en la Prueba Enlace mejoraron, pasando de 10.3% a 15.7% del total de los alumnos.

Como panista ella ha sido la primera mujer que venció en una elección interna rumbo a la Presidencia y, aunque ese objetivo no logró concretarse, hoy sus convicciones se encuentran junto a millones de mexiquenses que exigen un cambio. En una sociedad predominantemente misógina, su liderazgo es indiscutible.

Quizás lo anterior se reducen a datos, pero su misión ha sido significativa para transformar positivamente la vida de miles de mexiquenses. Acción Nacional ha confiado nuevamente en ella y los panistas cerramos filas para acompañarla hasta las puertas del Palacio de Gobierno, en Toluca, el próximo 4 de junio.

Ocho de cada diez mexiquenses quieren la alternancia y dicho sentimiento se origina en diversas causas: el Estado de México es la entidad más insegura del país, la primera en robos de automóviles, secuestros y extorsiones en 2016; también es el primer lugar en corrupción con más de tres millones y medio de trámites donde existió dicha práctica, según la Encuesta Nacional de calidad e impacto gubernamental que realizó el INEGI en 2015.

La corrupción, la inseguridad y la impunidad son razones que hoy mueven millones de consciencias en contra del PRI. No es Eruviel, es Atlacomulco y los casi 90 años de malos gobiernos que están por concluir.

La pobreza abate a cerca de la mitad de mexiquenses y porcentajes elevados tienen carencias sociales o se encuentran en estado de vulnerabilidad. Esa es una gran tarea pendiente. Josefina se ha comprometido con poner orden y justicia, no será tapadera de nadie y mucho menos para aquellos cobardes que hoy mantienen a esta entidad en el doloroso primer lugar en feminicidios, de acuerdo con datos de INEGI, en donde una mujer es asesinada diariamente y se ha hecho caso omiso a la declaratoria de alerta de violencia de género.

El PRI tiene sus días contados en el Estado de México y el autoritarismo de AMLO no es una opción de cambio. Esta jornada no es una cuestión de género, sino de capacidad, y Josefina es la persona más preparada para convertir estas cifras en un mejor futuro para los mexiquenses que aspiran vivir con dignidad y sin miedo. De la mano con millones de ciudadanos, el Estado de México se vestirá de azul.

comentarios