Banksy

“English Only” la insoportable levedad del Inglés

El pasado viernes 20 de enero, Donald Trump se convirtió en el presidente 45 de los Estados Unidos; minutos después de tomar este cargo la página oficial de la Casa Blanca eliminó el botón “En Español” que dirigía la página a su versión en castellano.

A lo largo del fin de semana han desaparecido de las redes sociales las cuentas de la Casa Blanca en español y blogs de interés para la comunidad hispana y aunque la Casa Blanca ya aclaró que están siendo “actualizadas”. El temor de varios sectores de la población de su desaparición definitiva nos recordó al famoso movimiento de principio de los 80 “English Only” que promovía el uso de la lengua inglesa como único idioma oficial del país.

El movimiento “English Only” nació debido a una sensación de inseguridad y rabia; del temor lingüístico y cultural, debido a las 37 millones de personas que hablan otras lenguas en Estados Unidos. El primero en promoverlo fue el ex- senador Hayakawen en 1981.

Durante tres décadas políticos y ciudadanos han luchado por volver realidad el movimiento y cerca de 31 estados, así como numerosos gobiernos locales, aprobaron medidas que han hecho del inglés la lengua oficial de sus territorios. Sin embargo ni la Constitución estadounidense ni ninguna ley federal establecen la oficialidad del inglés.

¿Por qué la importancia en hacer del inglés el idioma oficial de Estados Unidos?

Los estadounidenses que están a favor del “English Only”, tienen la idea de que el inglés debería de ser algo con lo que ya venimos y nacimos, como si hablar su lengua fuera natural, algo que Dios nos otorgó, quien no habla el “idioma de Dios” carece de esto, como si tuviera un defecto y fuera anti-natural; una enfermedad producto de antecedentes, de pobreza, capacidades; quienes no hablan inglés son deficientes y los que hablan otras lenguas son menos iguales.

Sabiendo y teniendo esto de manera clara, el movimiento “English Only”, tiene mucho éxito, parece una causa noble y patriótica; como si declarar el inglés la lengua oficial de su país, fuera un descuido necesario que corregir, algo que todo americano estaría agradecido, incluso los que no hablan la lengua porque para ellos también es una oportunidad laboral y de crecimiento.

En 1919, el presidente de EE.UU. Theodore Roosevelt dijo:

“Sólo tenemos sitio para un idioma en este país, y es el inglés, porque queremos que el crisol haga a nuestra gente estadounidenses, de nacionalidad estadounidense, y no huéspedes de una pensión políglota”

¿Un movimiento en contra de los hispanos?

El movimiento “English Only” guarda un sentimiento anti-migrante, viola las derechos de 37 millones de hablantes de otras lenguas en Estados Unidos, pero sin duda el principal blanco son los ciudadanos de origen Hispano, la primera minoría del país que ha hecho que el español sea la segunda lengua más utilizada.

Esto crea una amenaza en su país, porque se cree que los migrantes hacen débil a América, que los hispanos son la antítesis de los principios nacionalistas y conservadores. El “enemigo” es peligroso, por lo tanto necesita ser controlado y la mejor manera de hacerlo es legalmente.

La llegada de Donald Trump a la presidencia retoma el movimiento “English Only” de una manera concisa y agresiva, dejando claro desde el primer día que no le importa los 40 millones de personas que hablan español en su país y claro hace a un lado los ocho años de labor bilingüe que había hecho Obama.

“América para los americanos” dice Trump.

Trump es un personaje impredecible, del cual no sabemos hasta dónde pueda llegar y qué es capaz de hacer. Entonces ¿podríamos temer que, al igual que otros líderes políticos hicieron en el pasado, Trump sea capaz de intentar desaparecer una lengua minoritaria en el territorio que gobierna?

El temor de las personas de que se eliminara la versión en español no es un temor infundado. El movimiento “English Only” nos demuestra que en Estados Unidos no hubiera sido la primera vez que se intentara quitarle espacios a otras lenguas. Sin duda es una regresión pensar que eliminando las páginas en español los hispanohablantes dejarán de existir en su país, sería un pensamiento incluso  infantil, el problema es que no sería la primera vez que este personaje demostrara este tipo de comportamiento.

 

comentarios