Amy Winehouse una víctima del amor y las drogas

¿Crees que serás famosa? -No, no creo porque mi música no está hecha en esa escala, a veces me gustaría pero no creo ser famosa. Creo que no podría soportarlo, seguramente me volvería loca ¿Sabes? Sí, me volvería loca”

Finales del 2005 en Miami; nuevo estudio con nuevo productor. Se escuchaba una voz ronca, sensual y triste, como un corazón roto, marinado con 5 o 7 whiskys y humo de cigarro. Sonaba como si viniera de otro tiempo, le hacía eco a Janis Joplin, Aretha Franklin y Ella Fitzgerald. Amy Winehouse terminaba de grabar un disco que nació del dolor, con letras que parecían simples y cotidianas, que sentíamos como nuestras. Así nació Back To Black, una mezcla de R&B moderno y retro, el segundo álbum más vendido en el siglo detrás de 21 de Adele. En cada canción se notaba su naturaleza dulce, amarga y emparejada con un apetito sin fondo por la autodestrucción.

Nunca pensó alcanzar la fama a ese grado. Ella se consideraba una chica más que vivía al norte de Londres con sus padres, Mitch un taxista y Janis una farmacéutica, que se divorciaron cuando Amy cumplió nueve años. Ese fue uno de los momentos claves para entender su personalidad: ella sentía que sin su papá en casa podría hacer lo que quisiera. A los diez años a manera de juego, forma con un amigo su primera banda llamada Sweet´n Sour. Años más tarde estudió en Brit, una de las escuelas de arte más reconocidas en Londres, pero nunca terminó sus estudios. A los 15 años se perforó la nariz, se tatuó, fumaba marihuana, escuchaba Jazz, cantaba para sus amigos, familia o conocidos. No pasó mucho tiempo para que escucharán su voz y decidieran grabar algunas canciones, Amy decía que no tenía idea que cantar fuera algo especial.

Amy Winehouse

En el 2002 firma su primer gran contrato y graba Frank, disco en el que se nota su amor por el jazz, los grupos de los años sesenta y por el hip hop. Su voz susceptible e inigualable la distingue de cualquier cantante emergido en el último siglo; juega con diferentes ritmos, sólo porque puede. Frank fue apenas un esbozo de la grandeza del disco que le seguiría.

CAMDEN

Camden es un barrio inglés conocido por sus tiendas, mercados, calles y bares; de día es turístico pero de noche se oscurece por el consumo de drogas;  y Camden es  la cuna de los grupos indies en Londres. Tras el éxito de Frank, Amy decide mudarse a este barrio, comienza a frecuentar el pub The Hawley Arms, ahí conoce a The Kills y Los Libertines; va a jugar billar, tomar cervezas, fumar marihuana y escuchar música.

Es en ese pub, a sus 22 años, conoce a Blake Fielder-Civil, un asistente de producción de música y video con el que comienza una relación amorosa y de dependencia en la que se desentraña lo que ya era su personalidad frágil. Habían pasado dos años desde Frank y todos preguntaban cuando saldría el nuevo disco de Amy. Pero ella solo bebía y estaba con Blake: los conciertos y la música pasaron a ser algo secundario.

Amy Winehouse en The Hawley Arms

Meses después Blake termina la relación, un choque emocional devastador para Winehouse lo que la lleva a consumir el doble de alcohol. Las personas cercanas a ella la intentan ayudar sin embargo su papá interviene y decide que Amy no necesita ir a rehabilitación, que necesita grabar su nuevo disco y fue lo que hizo. Del dolor, del desamor y de la honestidad nació Back To Black.

Back To Black

El segundo álbum de Winehouse fue un clásico inmediato. Con una mezcla asombrosa de R & B moderno y retro, vendió más de 10 millones de copias por todo el mundo. El disco no solo tiene a Amy y su espectacular voz, contó con Mark Ronson, que tenía la reputación de DJ, pero había comenzado a producir canciones para Lily Allen, Sean Paul y Christina Aguilera. Ronson reclutó a un grupo de ocho hombres del equipo de funk y soul de Brooklyn, los Dap-Kings, para apoyar a Winehouse en temas como You Know I’m No Good y Rehab. Impartiendo un auténtico ambiente retro-cool perfectamente adaptado a su estética, Ronson también orquestó un cambio hacia R & B que la encarriló en una veta más comercial.

Su primer sencillo Rehab fue su carta de presentación para los que no la conocían, era desafiante, auto-depreciativo y de alguna manera esperanzador. Ella nunca se disculpó por sus demonios personales, y con este éxito le decía al mundo

Sí, me emborraché, me caí y qué”

La exposición provocada por la fama de Winehouse y la demanda de gira detrás del álbum aceleró su disminución. Siempre estaba cuestionando su propia habilidad, necesitaba de un trago de tequila o de un vaso de vino para tranquilizar los nervios, y poco a poco necesitaba más.

Blake regresó entonces a la vida de Amy y se casó con ella en mayo del 2007. La boda fue una sorpresa y el matrimonio se basó en la dependencia a las drogas.  Back To Black, lo anunciaba, un disco dedicado a él, al dolor que le provocó, acompañado de un amor incondicional del que no se puede salir. Ese disco fue un presagio de lo que sería su desastroso matrimonio y la co-dependencia con Blake, representando una confusión desesperada. Amy regresa a lo negro.

Amy Winehouse y Blake Fielder

REHAB

Ella nunca quiso drogas, sólo quería amor. Cuando ella estaba con alguien, iba por todo o nada” – Salaam Remi

Cuando aparecía en público, Amy siempre estaba acompañada de Blake y de un trago de alcohol, tenían una relación autodestructiva que se alimentaba de drogas, golpes y noches sin límites. Comenzaba a cancelar conciertos, ella decía que era por motivos de salud pero la realidad es que se encontraba en rehabilitación después de sobrevivir a una sobredosis de heroína, crack, cocaína, ketamina y alcohol.  Los doctores decían que fue un  milagro no muriera. 

El plan fue descarrilado, Blake le daba drogas a escondidas y no duraron mucho tiempo en rehabilitación. Un año más tarde, Fielder-Civil fue condenado a 27 meses de cárcel por cargos de asalto y soborno.

Amy y Blake después de una pelea en Soho

Con Blake en la cárcel, Amy comenzó a dejar las drogas, su disquera se lo exigió de lo contrario no podría presentarse en los Grammys.  Amy lo hizo y ganó 5 estatuillas entre ellas a mejor álbum del año que aceptó vía satélite debido a un problema con su visa. Parecía que en realidad se alejaba de las drogas sin embargo esa misma noche le dijo a una amiga:

Todo esto es tan aburrido sin las drogas”

Amy Winehouse la noche que ganó 5 grammys

Amy se separó de Fielder-Civil después de su encarcelamiento y las cosas empeoraron. Era fotografiada y grabada siempre alcoholizada; en los conciertos que daba, llegaba tarde, olvidaba las letras, se encontraba  en mal estado, comenzaba a ser la burla de todos y perdía credibilidad. Se convirtió en un fantasma ambulante. Amy decía:

Supongo que si tienes una personalidad adictiva, entonces vas de un veneno a otro”

Daddys Girl

 Winehouse viajó a la isla caribeña de Santa Lucía durante varios meses, donde, según los informes, dejó las drogas duras. La vida en la isla parecía revivificar su espíritu. Ella formó profundos lazos con los lugareños, en particular Marjorie Lambert, propietaria de 57 años de Marjorie’s Beach Bar & Restaurant, una dulce cabaña de bambú y madera, cuyas especialidades son mariscos de estilo criollo y ponche de ron especiado. Ocupando un par de villas en los terrenos de la cercana aldea Cotton Bay Village, Winehouse encontró una especie de privacidad que nunca tuvo en Londres. A veces tocaba una canción en el vestíbulo del resort o sorprendía a los turistas realizando canciones de Back to Black en la máquina de karaoke de Marjorie. 

Winehouse mostró más señales de mejora, volvió a grabar con  Mark  Ronson,  un cover de 1963 de Lesley Gore “It’s My Party” para un álbum de homenaje a Quincy Jones,  parecía sana y feliz durante la sesión. Amy se mantuvo ocupada de otras maneras, comenzó un sello, Lioness.  Se unió a Tony Bennett en Abbey Road Studios para grabar el estándar de jazz Thirties “Body and Soul” para el próximo álbum de Duets II de Bennett. 

Ella era una persona encantadora e inteligente, y cuando grabamos juntos ella dio una actuación conmovedora y extraordinaria” 

Dijo Bennett

Amy Winehouse y Tony Bennett en Abbye Road Estudios.

Mientras se preparaba para una gira europea de 12 fechas, Winehouse se registró en la clínica en Londres para una “evaluación de rehabilitación”, según informes, a petición de su padre. Amy pudo completar el resto de su tratamiento como paciente ambulatorio para que pudiera ir de gira.  El color de su rostro era mucho mejor y parecía haber engordado, era como si la vieja Amy regresara. Su padre insistió en que era momento para volver a presentarse,  ella no quería, pero para la chica de papá era imposible decir que no. 

El primer concierto de esa gira fue en el parque Kalemegdan de Belgrado, Serbia, el 18 de junio del 2011. Fue un desastre total, parece que Amy quería sabotearse,  ante una audiencia de 20.000 personas estaba visiblemente embriagada buscó sus letras, se perdió las pistas y de vez en cuando dejó de cantar por completo mientras sus vocalistas intentaban hacer algo para rescatar la presentación. La multitud comenzó a abuchear y Amy simplemente no estaba presente.

La gira fue cancelada. 

Amy Winehouse en la presentación de Kalemegdan de Belgrado, Serbia.

Su última aparición pública llegó menos de una semana antes de su muerte, cuando Winehouse apareció en el escenario durante un concierto de Bromfield en  London Roundhouse; bailando  nerviosa, parecía sobria, se veía como una niña asustada. 

Todo terminó trágicamente en su apartamento de Londres el 23 de julio, cuando encontraron a Amy, a la edad de 27 años, muerta. Una noticia que impacto a todos; inmediatamente, las personas se reunieron frente a su casa de Camden, creando un monumento improvisado con flores, pinturas, cigarrillos y botellas de vodkaBack to Black, su gran y definitivo segundo álbum, volvió al Top 10.

El mundo se encontraba conmocionado con su pérdida y, hasta la fecha, es doloroso conocer su historia, escuchar su voz, saber que solo tiene dos discos y algunas colaboraciones. Amy sin duda era la artista que nadie esperaba,  se pensaba que esas voces acompañadas de esa personalidad se habían quedado en el siglo pasado.

Amy Winehouse cantaba desde su  dolor, con el corazón roto, pero lo iluminaba todo. Su voz seguirá viva y distintiva, única y siempre nueva. La voz de otro gran músico que murió demasiado pronto; la voz de una chica humilde que, tal vez, nunca quiso ser una estrella.

comentarios