46 años del Chavo del 8: a casi medio siglo de existencia

El 20 de junio de 1971 fue emitida por primera vez el Chavo del 8, la serie más exitosa de la televisión mexicana, se transmitió durante 21 años entre 1971 y 1992, cuenta con un total de 290 capítulos; apenas a dos años de su lanzamiento el Chavo se transmitía por toda Hispanoamérica y contaba con altos índices de audiencia televisiva. En 1975, la serie era vista por más de 350 millones de televidentes cada semana convirtiéndose en un referente de la cultura mexicana en todo el mundo.

El Chavo del 8 cuenta la historia de un niño huérfano y pobre apodado “el chavo” que vive en una vecindad de barrios populares de la Ciudad de México. En esta vecindad “el chavo” se dedica con sus amigos, la Chilindrina y Quico,  a hacer travesuras a los adultos que viven ahí: Don Ramón (padre soltero y desempleado), Doña Clotilde (señora de la tercera edad que vive sola) y Doña Florinda (viuda de un marinero).

La serie aborda diferentes situaciones con humor, cada capítulo se hacen bromas con las que te vas familiarizando poco a poco como con las risas grabadas que ayudan a darle énfasis a las situaciones cómicas. La mayoría de los capítulos transcurren en el patio de la vecindad, ahí hay un característico barril en el que el Chavo duerme o se esconde cada que va a ser regañado por Don Ramón.

El Chavo del 8 trascendió llegando a diversas generaciones que vivían un México diferente pero que siempre se sintieron identificados y reconfortados por el peculiar humor de la serie,  cada personaje es icónico y recordado.

Roberto Gómez Bolaños decía:

Yo nunca pretendí que la gente creyera que éramos niños, sino que aceptaran que éramos adultos interpretando a los niños”

El chavo del 8 fue creada y protagonizada por Roberto Gómez Bolaños, conocido como “Chespirito”, quien primero colaboró como actor y escritor  en programas de cómicos y canciones, después debutó con la serie El ciudadano Gómez en el canal 8 (XEQTV). Sin embargo el programa fue cancelado.

El ciudadano gómez

Aquel entonces, Sergio Peña era el productor del canal 8 e invitó a Roberto Gómez Bolaños a trabajar con él en un programa sabatino de una duración de ocho horas, el programa tenía segmentos de comedia , magia, concursos y bailes. Gómez Bolaños escribió sketches de media hora de duración. Uno de ellos se llamó Los supergenios de la mesa cuadrada. Ahí  Gómez Bolaños actuaba con Ramón Valdés y María Antonieta de las Nieves, quienes más tarde serían parte del Chavo. Sin embargo la serie fue cancelada aunque ahí nació Chespirito y la idea de escribir una historia sobre un niño pobre de 8 años que discutía con un vendedor en el parque, de empezar con un sketch terminó con una serie de 30 min en un horario estelar de la televisión mexicana.

Los supergenios de la mesa cuadrada

Para Roberto Gómez Bolaños cada personaje de la serie debía de tener contradicciones, ser cómicos y  opuestos para que de esta manera fueran universales para la sociedad y lograran que todos se sintieran identificados.

La idea del personaje de “El Chavo” es que fuera un niño inocente que con su ingenuidad hiciera que los televidentes, a manera de comedia, se cuestionan diferentes aspectos de la sociedad mexicana. Al personaje se le agregó un 8 porque antes era transmitido en el canal 8, sin embargo años después el creador reveló que era porque vivía en el departamento 8 de la vecindad, y no en el barril como se creía.

Don Ramón era un personaje flojo, inculto, vividor, enojón y pícaro sin embargo su papel era fundamental por su forma de ser, no se volvía odioso sino fue uno de los más entrañables por lo cómico que resultaba ser.

La Chilindrina tenía físicamente cierto parecido al Chavo sin embargo algo muy característico eran sus pecas y lentes, la razón de añadirle estos detalles es para que pareciera más traviesa e inteligente que el protagonista. También parecía ser la líder de los niños de la vecindad.

Doña Florinda era un una señora de carácter fuerte, mamá de Quico, que parecía estar enojada todo el tiempo, siempre ocupada con las labores de la casa y buscando su cuidado personal. Una de  sus frases características era

No te juntes con esa chusma”

Quico era amigo del Chavo, un personaje totalmente diferente a él, caprichoso, consentido, llorón, quejoso y envidioso. Era la contraparte del protagonista, un personaje icónico del que aún se siguen usando muchas frases.

El profesor Jirafales ocupaba el lugar del maestro en una escuela, era el único personaje que parecía tener una profesión. Estaba enamorado de Doña Florinda.

La bruja del 71 era la mujer que asustaba a los niños de la vecindad y era una “bruja” porque parecía estar amargada y sola.

El Señor Barriga era el dueño de la vecindad y el personaje que molestaba a los niños cuando iba a cobrar, el mismo actor representaba a su hijo: Ñoño

Cada personaje que vivía en la vecindad mostraba diferentes características de la sociedad mexicana, la clave es que fuera exagerada para que fueran fácilmente identificables.

El chavo del 8 fue el compañero de muchos niños de diversas generaciones de muchos países distintos. Logró conmover  hasta las lágrimas cuando  tomó sus pertenencias, un palo de escoba con una manta enrollada al final y se lo puso en el hombro para no volver. Sin embargo el Chavo del 8 sigue siendo parte de la identidad y cultura  mexicana. Hasta el momento ha  sido traducida a más de 50 idiomas para ser vista por muchos países más que los de habla hispana.

La fórmula del éxito de El Chavo del 8 se debió a su simplicidad y al carisma de su elenco, donde un argumento muy cotidiano y de fácil reconocimiento hizo clic en un público que logró sentirse identificado por los tropiezos y calamidades de todos los que vivían en la famosa vecindad; elementos que la erigieron como un clásico por mérito propio, sin hablar de su pegajosa y pintoresca música de apertura, que indudablemente contribuyó mucho más a su identificación instantánea.

comentarios