headerNav





  • Un grupo de personas pagó casas a precios bajos, pero no les avisaron que la compra dependía de la sentencia de un juez; las empresas a las que entregaron el dinero no responden

Denuncias contra remates hipotecarios

CIUDAD DE MÉXICO, México, feb. 11, 2014.- Un grupo de personas entregó dinero con la promesa de recibir, en poco tiempo, una propiedad en hasta 50 por ciento por debajo de su valor comercial.

 

Los ciudadanos pagaron por tener casas o departamentos que están o estuvieron en litigio, después de que un banco las recuperó, porque sus dueños originales las perdieron por no pagar la hipoteca.

 

A este grupo de personas les dijeron que las propiedades por las que pagaron estaban habitadas, pero que en breve serían desalojadas para entregárselas, después de que se emitiera un ordenamiento judicial a su favor.  “Que en seis meses a más tardar se me entregaría. Yo hice mi deposito en noviembre de 2011 y para febrero empezaron a llegar correos de que en  abril lo iban a entregar, lo cual nunca ha ocurrido y no va a ocurrir por lo visto”, comentó María Socorro, una de las afectadas.

 

Han pasado años desde que pagaron y no han obtenido la propiedad prometida, tampoco recuperaron su dinero, que, sumando el de todos, son más de nueve  millones de pesos.

 

Estas personas conocieron lo que supuestamente sería su propiedad a través de internet y con visitas afuera del inmueble. "Como te manejan que es una propiedad en remate y que obviamente está habitada, nada más la conoces por fuera", explicó otra de las afectadas.

 

Al entregar su dinero, estas personas firmaron contratos por la compra de derechos crediticios, litigiosos y adjudicatarios con garantía hipotecaria de una propiedad.
 

El vocero del Colegio de Notarios del Distrito Federal, Guillermo Escamilla, afirmó que “en el caso de la adquisición de derechos de bienes que se encuentran sujetos a un procedimiento, hay que determinar si este procedimiento está concluido o no, porque entonces ésa es la expectativa de cada una de las personas que contratan".

 

El contrato firmado por estas personas y la empresa que les ofreció las propiedades fue ratificado ante el notario público 233 de  la ciudad de México, Guillermo Escamilla informó que la labor del notario en este caso fue certificar un acuerdo entre dos particulares, por lo que no está incurriendo en ninguna práctica ilegal la Notaría. “Si una persona contrata el vender un derecho que no ha sido definido por un juez y una persona está de acuerdo en adquirir ese derecho que todavía no está definido, el notario lo que va a certificar es ese supuesto, la voluntad de las partes de comprar y vender un derecho que todavía no está definido."   

 

El problema es que la empresa que recibió el dinero no explicó claramente a las personas que estaban pagando por propiedades que no podían venderse, ni mucho menos ser habitadas por alguien más, debido a que están en procesos legales que todavía no define un juez y que puede pasar mucho tiempo para que concluya el caso y no precisamente a favor de ellas.

 

“Pues es que nos envuelven y presentándote ante un Notario pues dices 'todo esto es legal, ¿no?' A mí la verdad me envolvieron", reconoció  Guillermina, otra de las personas afectadas.

 

Las empresas con las que firmaron los contratos de adquisición de las propiedades se llaman Acsa Sofom y Barak Barak, cuyos domicilios estaban en Homero 411 y Luis Lagrange 103, en la zona de Polanco en el Distrito Federal.
 

Los dos lugares están vacios y ningún representante dejó información de contacto con los clientes, denunció Mayra, una de las afectadas.  “Solamente atendían en oficinas virtuales, en Polanco y obviamente son unas oficinas que ellos rentan por un par de horas."

 

Al entregar el dinero por la propiedad en remate hipotecario, las personas obtuvieron contratos con la firma de Fátima Elizabeth López Gaspar, representante legal de una de las empresas.
 

El  mismo nombre aparece en un contrato con redacción y formato similar al que entregaron Acsa Sofom y Barak Barak a los clientes que reclaman su dinero. Este otro documento es de Adjudica SI, empresa que también se dedica a ofrecer propiedades relacionadas con procesos judiciales.
 

La señora Martha tampoco ha recuperado su dinero, después de que pagó a la empresa Adjudica Sí por una casa que nunca obtuvo, quien fue defraudada por 140 mil pesos. Ella acudió a las oficinas de esta empresa en Prolongación Paseo de la Reforma 1015, en Santa Fe, para tratar de recuperar su dinero, sin embargo, “No nos permiten el acceso, tuvo que bajar una empleada por mi hijo y por mí. Las oficinas están muy raras porque no se ve mobiliario, se ven puras puertas.”

 

El otro representante que aparece en los contratos de las propiedades de Acsa Sofom es Mariela del Carmen Martínez Nicolás.
 

En un chat en línea sobre compra de propiedades, esta persona dice trabajar en Skala Inmuebles, empresa que también se dedica a ofrecer propiedades que están o estuvieron en litigio.

 

Al llamar a Skala Inmuebles, la operadora ignora quién es Mariela del Carmen Martínez Nicolás.

Reportero: Con la señorita Mariela del Carmen Martínez Nicolás
Operadora: Tampoco, disculpe ¿a dónde desea hablar?
Reportero: Con Mariela,
Operadora: ¿Pero a qué empresa? Es que no tengo ninguna persona con esos nombres
 

Sin embargo, en Adjudica Sí, la operadora argumenta que Martínez Nicolás está en la empresa Skala Inmuebles.

Operadora: Ella se encuentra en las oficinas de Skala, aquí no, aquí no la va a encontrar, ¿tiene los números de Skala no?
Reportero: No, ¿me los podrías pasar por favor?"
 

Las personas que no han recuperado su dinero se manifestaron afuera de las oficinas de Skala Inmuebles, en Seneca 53 colonia Palmitas Polanco en el Distrito Federal, después de que trabajadores del lugar y de Adjudica Sí, les confirmaron que antes operaron bajo el nombre de Barak Barak y después el de Acsa Sofom. “A partir de este año en las oficinas virtuales de Lagrange ya prácticamente están cerradas y nos dijeron que podíamos acudir aquí, Skala Inmuebles es de las mismas empresas de Alejandro Jalil, pero no se encuentra la licenciada Mariela y tampoco están algunos de los ejecutivos que nos puedan atender", informó Mayra.

 

Las personas afectadas denunciaron y la Procuraduría General de Justicia del D.F tiene varias averiguaciones previas por el delito de fraude, en contra de quien o quienes resulten responsables.

 

Las empresas ADJUDICA SÍ y SKALA INMUEBLES no respondieron a las solicitudes de entrevista.

 

TFO